Costa Rica: un ejemplo de solidaridad con la educación de los niños nicaragüenses