El 60% de los jóvenes infractores saldan su pena con libertad vigilada