El Archipiélago cuenta con unos 700 menores con medidas judiciales