El confinamiento complica la detección del maltrato a los menores