En 30 años, los niños pobres son los que menos se han beneficiado de la Convención que protege sus derechos