La justicia reconoce la existencia de un delito de odio en la agresión a una pareja gay por cuatro menores en Sant Vicent del Raspeig