La sala Gesell, un lugar para las víctimas más vulnerables