Los jóvenes que admiten tomar cocaína son la mitad que la media nacional