Una ONG achaca el rechazo a niños portadores del Sida en colegios canarios a la baja formación del personal