Inicio sesión | Registrar

Twitter
Linkedin
Youtube
Sábado, 11 de Julio de 2020

Sala de Prensa

Análisis de los castigos corporales a niños en los sistemas penales

Lunes, 20 de Abril de 2015
Justicia Juvenil en el mundo

La Global Initiative to End All Corporal Punishment of Children (Iniciativa Mundial para la Eliminación del Castigo Corporal a Niños) acaba de publicar en marzo de 2015 un análisis comparativo del mundo en relación a los castigos corporales en el seno de distintos sistemas penales infligidos a niños en conflicto con la ley. Este análisis incluye recomendaciones para poner fin a dichas prácticas. El OIJJ apoya oficialmente esta publicación, como se recoge en la misma. 


Esta ONG fue creada en abril de 2001 por  abogados especializados en la defensa de los derechos de los niños. Fue una iniciativa que suscitó un interés casi inmediato y recibió el apoyo de UNICEF y de la UNESCO, así como de numerosas organizaciones nacionales e internacionales que la apoyan en su misión.  

Retomando el objetivo de la abolición universal de la violencia contra los niños, tal y como fue abordado por la Global Initiative, el análisis parte en primer lugar de una constatación: la de la abolición en distintas etapas. Los 198 Estados reconocidos por la Organización de las Naciones Unidas pueden ser clasificados en cuatro categorías diferentes. La mayoría de naciones han abolido los castigos corporales de su sistema penal. Sin embargo, todavía hay 40 naciones que no han prohibido el recurso a medidas disciplinarias en los establecimientos penitenciarios, mientras que otras 11 mantienen los castigos corporales como sanción por un delito o infracción.  Por último, 27 autorizan los castigos corporales a los niños dentro de su sistema penal como medida disciplinaria  en los establecimientos penitenciarios, o como sanción tras un juicio.

Esta constatación es todavía más perturbadora dado que 193 de los 198 países han firmado la Convención sobre los Derechos del Niño. A este respecto, el profesor Paulo Sérgio Pinheiro, experto independiente de Naciones Unidas para la violencia contra los niños lanza la pregunta: “¿Cómo estos Estados, 25 años después de la adopción de la Convención sobre los Derechos del Niño, pueden seguir ignorando sus obligaciones internacionales y mantener esas prácticas?”

Además, y con el fin de poner remedio a esta situación, la Global Initiative  hace algunas recomendaciones:

En una primera fase, anima a los ponentes de las Naciones Unidas, así como a todas las instituciones de defensa de los derechos del niño, a que denuncien todas las violaciones constatables de la Convención. En efecto, es conveniente revelar los malos tratos, torturas y tratos inhumanos y degradantes infligidos a niños detenidos o en situación de privación de libertad en las instituciones penales, con el objetivo de poder eliminarlas de los diferentes sistemas penales.

En una segunda fase, se aborda el lograr una mayor transparencia en el plano jurídico, que consiste en garantizar que ningún individuo considerado menor por la justicia penal pueda ser sometido a castigos con la ley como fundamento. En esta fase precisamente, la Global Initiative ofrece a los Estados una guía de reformas legales y otras medidas disponibles en su página de Internet que orientan en este sentido.

En caso de resistencia de un Estado a los cambios o en caso de fracaso en el cumplimiento de sus obligaciones internacionales, la Global Initiative prevé dos soluciones:

La primera consiste en una serie de campañas nacionales e internacionales, destinadas a defender los derechos de los niños y a luchar por el fin de los castigos corporales, como ya existe en Asia con la South Asia Initiative to End Violence Against Children (Iniciativa del Sur Asiático para el Fin de la Violencia Contra los Niños).

La segunda fase, definitivamente más difícil, consiste en que los abogados utilicen los instrumentos que proporciona la ley con el fin de llevar a un Estado a prohibir los castigos infligidos a los niños y con ello a respetar los acuerdos internacionales. A este respecto, el informe revela numerosos precedentes, evocando la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (Tyrer v The United Kingdom) y las declaraciones de inconstitucionalidad y de inconvencionalidad de los sistemas penales, en especial en Sudáfrica o en Zimbabue, pero también la condena a la violencia ejercida en un ambiente familiar, permitida por las jurisdicciones nacionales en Costa Rica, Israel o Italia, especialmente.

Por último, la Global Initiative insta a los médicos de todo el mundo a respetar la declaración de Tokio de 1975, que prohíbe a todo médico "participar o estar presente en actos de tortura o crueldad, tratamientos inhumanos o degradantes, así como permitir, si se dispone de información, que dichos actos tengan lugar".

El Observatorio Internacional de Justicia Juvenil es una de las instituciones que oficialmente apoya la lucha de la Global Initiative para la abolición universal de la violencia contra los niños, tal y como se recoge en este análisis. Igualmente, el Observatorio ha firmado el 'Statement of Support for Prohibition of all Corporal Punishment of Childrende esta iniciativa. Animamos a todas las organizaciones que defienden los derechos de los niños, así como a todos los profesionale a unirse con el fin de ayudar a la Global Initiative to End All Corporal Punishment of Children en su noble labor.


Logo OIJJ
  • Observatorio Internacional de Justicia Juvenil (OIJJ). Fundación Belga de Utilidad Pública

    Todos los derechos reservados

  • Sede Social: Rue Armand Campenhout, nº 72 bte 10. 1050. Bruselas. Bélgica.

    Tlf: 00 32 262 988 90. Fax: 00 32 262 988 99. oijj@oijj.org

Utilizamos 'cookies' para ofrecerte una mejor experiencia y obtener estadísticas de visita

Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.