542 menores de edad han sido sentenciados a internamiento en los últimos tres años en Sonora