Un adolescente venezolano se queda ciego tras dispararle la policía dos perdigones a la cara