Uno de cada cinco niños en el mundo viven en la pobreza extrema