Obama prohíbe el régimen de aislamiento para jóvenes en situación de privación de libertad en centros federales

Obama prohíbe el régimen de aislamiento para jóvenes en situación de privación de libertad en centros federales
América del Norte
País
Estados Unidos

El martes 25 de enero, el Washington Post publicó un artículo de opinión de Barack Obama en el que el presidente de los EE.UU. declaraba que “debemos reconsiderar el régimen de aislamiento”. En dicho artículo, el presidente Obama destacaba que según investigaciones, el régimen de aislamiento “conlleva el efecto potencial de conducir a consecuencias psicológicas devastadoras y duraderas” y anunciaba que estaba decidido a prohibir el régimen de aislamiento para jóvenes en centros de menores y prisiones federales, a lo que añadía que este régimen era “abusado cada vez más” en los EE.UU. con algunos “resultados descorazonadores”.

Según la Casa Blanca existen unas 100.000 personas recluidas en régimen de aislamiento en las cárceles del país norteamericano, incluyendo jóvenes y personas con enfermedades mentales. Estudios apuntan que el régimen de aislamiento es más proclive a generar aislamiento y violencia en los presos. Barack Obama declaró que un ambiente como tal “no nos dará más seguridad” e impide a aquellos que cumplen su pena que lleguen a ser “miembros productivos de la sociedad”. 

El presidente Obama manifiesta que existen ciertos casos concretos en los que es necesario el aislamiento, sobre todo para proteger a otros reclusos, al personal penitenciario o al propio individuo de sí mismo, teniendo en cuenta que “la práctica debería estar limitada, ser aplicada con restricciones y utilizada solo como un último recurso”.

En este sentido, el presidente Obama está adoptando las recomendaciones que el Departamento de Justicia estadounidense ofrece en las revisiones que comenzó a llevar a cabo el verano pasado en materia de abuso del régimen de aislamiento en las cárceles de los EE.UU. Estas reformas federales incluyen la prohibición de uso del régimen de aislamiento para los infractores juveniles en centros de menores y prisiones federales y por delitos menores, el alargamiento de tratamientos para los enfermos mentales y un aumento del tiempo que las personas en régimen de aislamiento puedan pasar fuera de sus celdas.

Estas reformas podrían afectar a 10.000 personas recluidas en régimen de aislamiento en centros federales. Barack Obama espera que las reformas federales sirvan de modelo para una corrección de las reformas de los sistemas locales y estatales. Obama subrayó los resultados positivos que algunos estados de los EE.UU., como Colorado o Nuevo México, ya han visto al reformar sus sistemas penitenciarios.

En el término de su presidencia, la prohibición del régimen de aislamiento es una parte de los esfuerzos de Obama por la reforma del sistema judicial para hacer el sistema de justicia penal de los EE.UU. “más inteligente, más justo, menos caro y más efectivo”.

El OIJJ recoge las reformas avanzadas por el presidente de los Estados Unidos y el Departamento de Justicia, y la necesidad de recurrir al régimen de aislamiento solo como medida de último recurso y por el mínimo tiempo posible, en casos muy concretos y con los recursos necesarios para asegurar el bienestar físico y psicológico de la persona. Los pasos dados a nivel federal deberían seguirse a nivel local y estatal.